Colchones baratos en Conforama: Pikolin, Flex y más.

¿Buscas colchones baratos? Cómpralo aquí con un descuento adicional

Si quieres comprar un colchón barato para renovar el actual pero sin renunciar a modelos de calidad que te garanticen un buen descanso, no te pierdas esta oferta de Conforama. Se encuentra dentro del Black Friday de la tienda y te permitirá encontrar modelos con rebajas que en algunos casos alcanzan ya el 70% de descuento y sobre él se aplica un 15% + 10% adicional en el carrito de la compra, lo que permite alcanzar precios increíbles.

Teniendo en cuenta que de media pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo, la calidad del sueño va directamente ligada ya no solo a nuestro rendimiento diario, sino también a muchos puntos clave de nuestra salud. Un buen colchón permite descansar con comodidad, relajando la espalda y oxigenando la mente, evitando problemas de concentración, disminuyendo la presión arterial y en consecuencia el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca.

Elegir un colchón adecuado a nuestros hábitos y complexión se traduce entonces en una decisión de vital importancia para mantener cuerpo y mente en buen estado. Más adelante te indicaré qué aspectos debes considerar a la hora de comprar un colchón, pero antes vamos a ver cómo funciona esta promoción.

¿Cómo funciona esta promoción?

Sin líos de cupones. De la forma más simple posible: añade a tu cesta de la compra el colchón o base que quieras y el descuento se aplicará automáticamente. Así de sencillo.

En lo único que tienes que fijarte es en que el modelo que elijas debe tener esta indicación bajo la imagen:

Si la tiene, verás que cuando realices el proceso de compra se aplica un descuento adicional sobre el precio del colchón o canapé que hayas elegido:

Después tan sólo debes elegir si quieres que te lo envíen a casa o si prefieres pasar a recogerlo por alguna de las tiendas que Conforama tiene repartidas a lo largo y ancho de nuestro territorio nacional.

¿Qué tipo de colchones hay en oferta?

De todas las calidades y tipos que te puedas imaginar: tanto primeras marcas como emergentes, de muelles, de espuma, de viscoelástica o una mezcla de ellas… Incluso hay colchones antiescaras y adaptables para variar la postura, especiales para gente con problemas de espalda o movilidad reducida.

Tan solo hay que tener en cuenta que muchas marcas, especialmente primeras marcas del mercado como Pikolin, Flex o Dormilon, fabrican modelos en exclusiva para Conforama, es decir, que son modelos que no podrás encontrar en ninguna otra tienda. En caso de buscar una comparativa, hay que hacerlo con respecto a la tecnología y tipología de colchón: medidas, estructura y materiales principalmente.

Por lo que hemos estado observando en Tomachollos, prácticamente todos los modelos que copan los descuentos más altos se sitúan en los mejores precios del mercado, algunos con unos márgenes más justos que otros, pero la mayoría con un ahorro significativo con respecto a la media, por lo que merece la pena echarle un vistazo a la promoción. Te adelanto un poco qué puedes esperar entre las principales marcas:

  • Colchones Flex con descuentos hasta 64% + 15% EXTRA + 10% en el carrito: una de las marcas de gama alta por excelencia, con multitud de modelos tanto para camas pequeñas como de matrimonio, con canapés tanto básicos como de exquisitos acabados en madera o piel/polipiel. Destaca en estos momentos el colchón mixto Flex Celsius NXT, que combina lo mejor de la tecnología de muelles de la marca con las propiedades de la viscoelástica. En medida de 150×190, se queda en tan sólo 563 euros, un chollazo si tienes en cuenta que el precio oficial de este colchón es de 2.059 euros. También hay multitud de canapés, bases de cama y somieres para complementarlos (o para complementar el que ya tengas).

Cuál elegir ya depende de ti, porque hay bastantes modelos en cada una de las marcas, pero para que puedas ir con las ideas un poco más claras, te recomiendo que sigas leyendo.

Cómo elegir un buen colchón ¿Qué colchón me compro?

En función de tus hábitos a la hora de dormir, básicamente hay 3 puntos importantes a tener en cuenta:

  • La posición en la que duermes. Mucha gente no le da importancia a la postura, pero es un factor crucial:
    • Si duermes boca arriba o boca abajo necesitas un colchón con tapas firmes, que te proporcionen un apoyo adecuado y un extra de comodidad evitando que el cuerpo se hunda, especialmente si es boca abajo para evitar una torsión excesiva de la espalda.
    • Si duermes de lado o te mueves mucho necesitas un colchón con tapas que no sean particularmente firmes y con un espesor de capas de grado medio/blando, esto permitirá que tu cuerpo se hunda ligeramente y mantendrás la columna alineada a lo largo del cuerpo, manteniendo la salud de tu postura corporal. Un colchón viscoelástico o uno de muelles con una generosa capa de viscoelástica pueden ser apropiados.
  • Tu peso y complexión. No necesita el mismo mullido una persona que pesa 50 kilos que otra que pese 80 o 90 kilos. Si tu peso es bajo, un colchón rígido y mínimamente acolchado puede resultarte cómodo, pero si tienes una complexión ancha, la presión de tu cuerpo sobre el colchón será mayor, por lo que necesitarás que al menos la zona de las capas sea bastante más mullida. El núcleo en este segundo caso también es crítico, pues un modelo con un bloque débil, por ejemplo de espuma, va a sufrir mucho más y por tanto va a durar mucho menos en el tiempo. Hay modelos con capas de felpa que contribuyen a aliviar los puntos de presión en el cuerpo mientras se duerme, muy adecuados para complexiones fuertes.
  • La temperatura de la zona en la que vivas y su variación según las estaciones. Puede parecer una tontería, pero según la calidad y tipo de colchón, te puedes encontrar modelos que ofrecen una calidez extraordinaria y otros que son sumamente fríos, colchones que son altamente transpirables y otros que apenas permiten respirar a la piel. Elegir las tapas adecuadas es crucial en estos casos, porque por muy cómodo que resulte el colchón al tumbarnos sobre él, puede resultar un calvario si resulta frío en invierno o excesivamente caluroso en verano. Hay colchones que disponen de tapas y/o capas diferentes en cada cara para poder girarlos en función de la estación del año en la que nos encontremos.

Esas son las tres pautas básicas, pero influyen también otras como el hecho de dormir solo/a o acompañado/a, que normalmente complica un poco la elección de un modelo que encaje con las preferencias de ambos/as. Por fortuna, en los últimos años es posible encontrar colchones bizona, en los que una parte del colchón tiene características diferentes a la otra, para tratar de adaptarse así a las dos personas que lo compartan.

¿Qué tipos de colchón existen?

Aunque el abanico es cada vez más amplio, la gama de colchones actuales emplea uno de estos cuatro tipos de material/estructura o una combinación de ellas:

  • Colchones de bobina abierta o continuos. Suelen ser los más asequibles económicamente hablando, con resortes que actúan como una sola unidad. Son una opción perfecta para no invertir mucho dinero y especialmente si duermes solo/a, ya que en pareja los movimientos de uno afectan a todo el colchón y pueden molestar al otro miembro.
  • Colchones de muelles de bolsillo o ensacados. Actualmente muy utilizados en colchones mixtos (visco + muelles), ya que confieren al núcleo una estructura sólida y duradera. Hay incluso modelos que incluyen caras de diferente firmeza o que permiten personalizarla entre blandos, medianos o firmes. Su ventaja es que, al disponer de resortes separados, ofrecen un buen soporte al cuerpo al distribuir su peso uniformemente, resultando perfectos incluso para camas de matrimonio en los que la diferencia de peso de los miembros es significativa.
  • Colchones de espuma de memoria. Con independencia del material del núcleo, estos colchones hacen uso de capas de espuma de memoria, que retienen momentáneamente la forma del cuerpo, permitiendo un mayor apoyo y confort y eliminando la presión en puntos específicos. Proporcionan un gran descanso, pero tienen el inconveniente de que, al mullir tanto el cuerpo, pueden resultar excesivamente calurosos para algunas personas.
  • Colchones de espuma de látex. Son los colchones más apropiados para personas que sufren alergias (excepto al látex, claro), ya que son bastante transpirables y evitan el sobrecalentamiento del cuerpo. Resultan colchones bastante pesados a la hora de moverlo, pero ofrecen una vida útil especialmente larga si el modelo adquirido tiene una calidad mínima. Los modelos más económicos suelen volverse algo grumosos con el tiempo, estropeando la sensación de confort.

En cada una de estas modalidades, existe una gran cantidad de combinaciones y variedades, como el látex, viscolátex, viscocarbono… que dejaremos para otra entrega para no hacer este post excesivamente largo.

Esta promoción finaliza el lunes 23 de noviembre a las 23:59, por lo que te recomendamos que le eches un vistazo cuanto antes porque los descuentos desaparecerán una vez finalizada esta promoción.